miércoles, 25 de enero de 2012

El espantapajaros furioso. Alejandro


Érase una vez un espantapájaros que lo habían hecho los niños en la clase con tiras de bolsas y lo sujetaron con palos, también le pusieron unos cuántos CD.
La cabeza era un bidón vació que le hicieron ojos, una boca, el pelo lo hicieron con tiras de bolsas de colores. Le colocaron en la cabeza el sombrero y de el colgaron tiritas de colores.
Por la mañana estaba quieto y asustaba a los pájaros y por la noche recobraba vida.
Asustaba incluso al profesor que tenia la llave del huerto y a todos lo que pasaban por allí.
Los profesores y los niños, un día se asustaron y no entraron a clase.
El espantapájaros se quedo solo dando clase a los pájaros.

2 comentarios:

  1. Me encanta vuestro espantapájaros, y también vuestro huerto.

    ResponderEliminar
  2. Hemos comido ya la primera lechuga, estaba buena rica,pero solo tenia 4 hojitas. Carmen

    ResponderEliminar